Tú y tu tablet

Buenas Currito, 

Hace ya bastantes días que no te regalaba unas letras y no debería dejar la costumbre… Más que dejarla, debería crearla ya que son pocas las entradas que te he dedicado.

Es viernes, las 18:15 y este es uno de esos fines de semana que puedo disfrutar con tu presencia… Aunque eso de disfrutar es un decir porque te metes dentro de tu tablet de tal manera, que parece que ni existes… Pero te siento a mi lado y no paro de mirarte.

  
Este lunes es fiesta por lo que estaremos tres dias juntos. Es uno de esos “triunfos” que tenemos los padres separados: un fin de semana con puente. Haremos lo que sea para sea inolvidable.

Bueno, te preparo la merienda… En otro momento sigo la charla.
Te quiero rubio

Anuncios

Recuerdos…

Dando una vuelta por la galería de fotos, he visto esta que me ha dibujado una sonrisa. El “famoso” día de Hallowen… Tus hermanos vestidos de superhéroes y tu del de la película Scream.

  
No puedo dejar de mirar esos ojos que me tienen totalmetne hipnotizados desde que naciste. Lo dicen todo… Dicen lo buen niño que eres, el corazón tan grande que tienes y lo sincero que te muestras al mundo. No escondes nada… Eres así.

Solo quería ponerte esta foto por si el día de mañana no llega a tus manos (u ojos mejor dicho). Cuando la veas, te traerán recuerdos de cuando íbamos a comer a casa de los padres de Vito con los peques y siempre te ponían arroz… Jajaja! Que no te gustaba! Pero eso si, siempre tenían para ti un postre que te encantaba.
Te quiero mi niño

Echándote de menos…

Buenos días pequeño (porque no son ni las 9 am)

Acaban tus hermanos de desayunar el biberón y estamos los tres viendo la tele en el sofá de Cartama. Cómo no, BabyTV que es lo que les mantiene algo parados. Hace calor, algo pegajoso y parece que hará un día con bastante humedad.

Ayer me dijo mamá que te iba a sacar el certificado de empadronamiento para que te saque tu primer DNI (puedes fijarte el tiempo que hace que te escribí esto). No quieres ser menos que tus hermanos que con un año, ya lo tenían.

¿Por qué te escribo? Sencillo… Es viernes, por la mañana y como siempre, te echo de menos. Da igual que sea viernes, martes, lunes o domingo a las 12:34… Te echo de menos. Espero que mama me deje recogerte el domingo para pasar el día juntos. Hace ya más de 10 días que no nos vemos y eso no puede ser.

Bueno, voy a bajar de las hamacas a tus hermanos para que destrocen la casa… Ya les toca… Y a mi el ir recogiendo cada cosa detrás de ellos.

Te quiero rubio… Como siempre

Comienza la charla…

Ya has visto la fecha en la que tu padre te comienza a escribir esta “carta abierta al mundo” para que algún día la leas… No es tan romántico como lanzar una botella al mar con un mensaje, pero en la época que estamos, creo que puede encajar bien.

No soy el primer padre separado ni por desgracia seré el último, pero el sentimiento de soledad y dolor por no estar cada día a tu lado es mío, y distinto al de cualquiera… no hay dos “soledades” iguales.

Ahora tienes 9 años y en menos de un mes ya cumplirás una década. Tu padre te ha regalado dos hermanos más y tu mamá es feliz con su pareja. Creo que desde que me fui de casa, estás en tu mejor época. Irme cuando no tenías 4 años fue duro para todos y especialmente para ti.

Te escribiré cuando el cuerpo me lo pida y las circunstancias me lo permitan… La verdad es que te imagino leyendo esto y me da un poco de vergüenza, pero no estaré delante para ver como sonríes…

Te quiero y siempre te querré. Eres mi principio y junto con tus hermanos, mi razón de vida.